Cómo preparar un buen té helado

El té helado se descubrió por casualidad en San Luis (EEUU) en el año 1904 Por Richard Blechyden en la celebración de la exposición Universal. Este hombre de negocios había acudido a la feria para promocionar un té de la India, pero debido a las altas temperaturas que había esos días en la ciudad, no conseguía vender nada. Días más tarde, accidentalmente echó un té caliente en un vaso de cubitos de hielo destinado a refresco, y cual fue su sorpresa que todos los allí presentes querían probar este nuevo brebaje!!! Así se creó el Iced Tea.

Cómo podemos preparar un té helado y sorprender con todo su sabor? Aquí os dejamos dos maneras de prepararlo:

– Método concentrado:

Se prepara con el doble de cantidad de hojas de té secas que normalmente se utilizan para tomar el té caliente. Infusionamos en agua caliente durante el tiempo indicado dependiendo del tipo de té, y luego verter en un vaso lleno de hielo. Para obtener los mejores resultados, deja el té que se enfríe antes de verterlo sobre el hielo. Debemos endulzarlo en el momento en que esté caliente.

– Metodo por maceración / 1 litro:

Ponemos 6 ó 7 cucharadas de té en agua a temperatura ambiente y lo dejamos durante toda la noche macerando en la nevera. Al día siguiente ya lo tenemos listo para tomar y bien fresquito. Hay que tener en cuenta que este sistema hace que no se libere la cafeína del té, por lo que podemos tomarlo en cualquier momento del día. El proceso de maceración necesita al menos 6 horas para que podamos aprovechar todo su sabor y propiedades. En este caso lo podemos endulzar con azúcar líquido.

Para potenciar su sabor y su presentación, podemos añadir unas rodajas de limón, naranja o unas hojas de menta fresca.

Añadir Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.